Cómo elegir los rodillos de espuma

  Los rodillos de espuma le permiten realizar su propio masaje de tejidos profundos, también conocido como «liberación miofascial autoadministrada» (SMR). El proceso le permite utilizar su propio peso corporal, controlado con precisión, para ayudar a estimular y relajar los músculos.

  Si ya has probado a utilizar un rodillo de espuma, es posible que tengas una relación de amor/odio con él. El proceso de utilización del rodillo puede resultar incómodo, pero el masaje de los nudos (también llamados puntos gatillo o adherencias miofasciales) puede ayudar a liberar los músculos de su agarre. Algunos deportistas afirman haber aumentado la amplitud de movimiento, mejorado el flujo sanguíneo y reducido el tiempo de recuperación después de utilizar el rodillo de espuma.

  A la hora de comprar un rodillo de espuma, hay que tener en cuenta tres aspectos principales:

  •   Densidad: Los rodillos de espuma vienen en diferentes densidades, lo que determina cómo se sienten y para quién son más adecuados.
  •   La textura de la superficie: Algunos rodillos de espuma tienen crestas y pomos para aplicar diferentes cantidades de presión, mientras que otros rodillos son lisos.
  •   Forma y tamaño: La forma y el tamaño del rodillo de espuma afectan a la forma de utilizarlo.

  Densidad del rodillo de espuma

  Los rodillos de espuma tienen diferentes densidades, lo cual es un factor primordial para la eficacia del masaje de tejidos profundos. El uso de un rodillo demasiado blando puede proporcionar una presión inadecuada, mientras que un rodillo de espuma demasiado duro puede causar hematomas y traumatismos, lo que puede provocar dolor y tener un efecto negativo en tu rendimiento.

  Si estás empezando a utilizar un rodillo de espuma, elige uno más suave. A medida que tu técnica mejore y tus músculos se adapten, podrás pasar a utilizar un rodillo más denso (más duro). Los rodillos más densos también son mejores para el uso a largo plazo porque son más duraderos. Los rodillos más blandos pueden deformarse permanentemente después de mucho uso, lo que indica que ha llegado el momento de sustituir el rodillo.

  El color del rodillo puede dar una pista sobre su densidad, siendo el blanco el más suave y el negro el más duro. Los rodillos azules y rojos suelen ser de densidad media. Sin embargo, esto puede variar según la marca. Una forma sencilla de comprobarlo es apretar los rodillos para evaluar su firmeza relativa.

  Textura de la superficie del rodillo de espuma

  Algunos rodillos tienen crestas y pomos que permiten aplicar diferentes intensidades de presión y realizar un masaje más específico. Otros rodillos son lisos.

  Rodillos lisos: Este diseño básico proporciona una presión uniforme en toda la longitud del rodillo. Un rodillo de espuma liso es una buena opción para alguien que está empezando a rodar porque la presión no es tan intensa como con un rodillo con textura. Además, los rodillos de espuma lisos suelen ser más baratos que los texturizados.

  Rodillos texturizados: Imitando las manos de un masajista, las crestas y los pomos de un rodillo de espuma pueden proporcionar un masaje más preciso para trabajar los nudos de los músculos. Muchos rodillos incluyen una variedad de texturas para que puedas encontrar la cantidad adecuada de presión.

  Forma y tamaño del rodillo de espuma

  Los rodillos de espuma están disponibles en varias formas y tamaños.

  Longitud: Los rodillos largos (alrededor de 36 pulgadas) son versátiles y una buena opción para su primer rodillo de espuma. Funcionan bien para la espalda porque son lo suficientemente largos para abarcar toda la espalda cuando se colocan perpendicularmente a la columna vertebral. También son más estables que los rodillos más cortos cuando trabajas los cuádriceps, los isquiotibiales y otras partes del cuerpo.

  Las longitudes más cortas (alrededor de 24 pulgadas) funcionan bien para trabajar zonas más pequeñas como los brazos y las pantorrillas. Las longitudes más cortas (alrededor de 4 – 12 pulgadas) funcionan bien para la portabilidad y en áreas de entrenamiento con espacio limitado en el suelo.

  Diámetro: La mayoría de los rodillos tienen un diámetro de 5 o 6 pulgadas, que es una altura cómoda para facilitar la colocación del cuerpo y luego rodar bajo control. Algunas personas eligen rodillos de 3 o 4 pulgadas de diámetro para un masaje más profundo y específico.

  Rodillo de espuma semicircular: Se parecen a un rodillo de espuma cortado por la mitad a lo largo. Se utilizan para estirar las piernas y los pies, y para masajear los arcos de los pies para aliviar los síntomas de la fascitis plantar.

  Rodillos de masaje cubiertos de espuma (palos): Con una forma similar a la de un rodillo, estos rodillos se utilizan sobre todo en las piernas para regular la presión de forma más precisa y para localizar los músculos. Los rodillos de masaje flexibles son ideales para masajear la parte superior de la espalda.

  Bolas de espuma: Permiten un control preciso de la presión y funcionan bien en zonas curvas del cuerpo, como la zona lumbar.

We will be happy to hear your thoughts

      Leave a reply

      Ceimed
      Logo